Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog -

Emprendimiento – Parte II.
Cómo emprender

12 pasos para emprender un negocio, Decálogo para emprender un nuevo negocio, Emprender un negocio sin dinero, Ayudas para emprender un negocio, Las claves para emprender un negocio.

De nuevo: No daré una lista de tips para emprendedores. Tenemos muchos, y algunos muy buenos, con una simple búsqueda de Google. La semana pasada hablamos de la receta para emprender . Hoy hablaremos de los ingredientes secretos: actitud y aptitud y, si llegas al final, también te desvelaré el nombre de la salsa.

Solemos pensar que la idea lo es todo, pero no, la genialidad no nos asegura el éxito. Sin embargo, nos pone en el buen camino. Puede parecer una obviedad, pero si la idea no es buena, seguramente lo prudente sea no llevarla a cabo. Pero entonces, ¿dónde está el truco? ¿Qué podemos hacer para asegurarnos el éxito? No hay trucos y desde luego, no cuentes con un triunfo asegurado porque no es así, es más, me atrevería a asegurar que por ahí vamos entre mal y muy mal.

Desde mi punto de vista, una vez tienes la idea, lo fundamental (Aunque no suficiente) es qué ACTITUD adoptas y de que APTITUDES dispones.

La ACTITUD es la predisposición frente a algo, pero resulta un concepto algo difuso, poco concreto y por lo tanto vano si no le damos contenido. Entonces, concretemos.

En primer lugar, la confianza en lo que estamos haciendo es crucial. No empieces a hacer nada si no confías en ti, en el proyecto o en todo lo que lo rodea. No confundir esto con la temeridad. Estamos hablando de tener el control y saber que lo tenemos.

La confianza debe llevarte a tener una actitud positiva. Encontraremos obstáculos y no todos tendrán solución, pero, en ese caso, prepárate a explorar otros caminos.

Necesitaremos creatividad para visualizar la situación y tener la mente abierta para aprender y tomar decisiones. Estar orientado al cambio implica evolución y no sobreviviremos si no estamos dispuestos a evolucionar.

Por otra parte, es necesario prever el futuro de nuestro negocio en forma de presupuestos y planes para anticiparnos en la medida de lo posible, pero seamos realistas, no siempre va a ser así.  Necesitaremos activar nuestra proactividad para reaccionar a tiempo cuando sea necesario.

Como en todo, viendo cómo somos y el camino a tomar para ser cómo queremos ser, jugamos con las cartas que tenemos de salida. Ser conscientes y consecuentes con nuestra APTITUD es un must have pero, durante la partida debemos ser capaces de mejorar nuestro juego.

No podemos hacer trampas y si las hacemos, nos pillarán. Siempre vamos a necesitar mejorar nuestra formación, tener un buen asesoramiento y contar con el equipo adecuado.

Bien, si has llegado hasta aquí es posible que haya sido capaz de despertarte un poco la curiosidad y es que nada sabe igual si no está bien bañado de Ética.

Suscríbete para recibir información,
inspiración y actualizaciones.

gracias, ya te has suscrito en el blog
Algo ha salido mal, comprueba el mail