Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog - Blog -

Visión adlante #3>> Tomate más tiempo libre,
tu empresa lo agradecerá.


El título de este articulo no es un error. Te estoy sugiriendo que necesitas más tiempo libre.

Sé que es raro. Nuestra sociedad está obsesionada con la productividad, tanto a nivel personal como profesional. Yo personalmente, considero que esta es importante, pero no debe primar por encima de todo.

Y no es solo idea mía. Numerosos estudios afirman que las mejores ideas surgen en el tiempo libre.

Es simple: Las ideas se originan cuando pensamos libres y son una respuesta que nace dentro de nosotros estimulada por las posibilidades y fundamentada por las experiencias.

Podemos encontrarlas al observar la naturaleza, frustrados dentro del tráfico, soñando, trabajando, estando tristes o alegres.

Pueden surgir espontáneamente y donde sea. Sin embargo, está comprobado que cuanto más dejamos divagar la mente, más complejas son las ideas que esta puede generar. Y el trabajo no es exactamente el lugar ideal para divagar, ¿Verdad?


Lo primero que tenemos que entender es que dedicar todo nuestro tiempo al trabajo y hacer un exceso de horas de manera ininterrumpida no incrementa la productividad, sino todo lo contrario.

Generar ideas
es una actitud, de mejora continua, de superación de adaptación al cambio, de ser flexible ante nuevas circunstancias. No son cosas que se apliquen fácilmente sentados frente al ordenador.

La idea es una representación mental que surge a través de la imaginación e implica reflexión, creatividad e intelecto. Los pensamientos por sí solos no son ideas sino elementos que nos conducen atener una; millones de conexiones neuronales tejiendo redes en nuestro cerebro creando escenarios proyectivos en busca de soluciones.

Evidentemente no hay receta infalible para la generación de ideas. Pero un justo equilibrio entre tiempo de ocio y de trabajo esta comprobado que puede ayudar.

Si el equipo puede disfrutar de tiempo libre en su vida privada, volverán a la oficina con mejores ideas y las pilas cargadas para rendir más.

También es posible incorporar actividades recreativas dentro de la propia empresa. Por ejemplo, salir a comer en grupo, irse de excursión o hacer una actividad de team building.

Disfrutar de tiempo libre tanto fuera de la empresa como con los compañeros de trabajo incrementa la sensación de pertenencia al grupo y permite que los empleados aporten sus mejores ideas.

No es necesario que te aclare el resultado final, No?

Por las dudas lo haré: Una empresa más feliz. Y como efecto secundario también más productiva.

Suscríbete para recibir información,
inspiración y actualizaciones.

gracias, ya te has suscrito en el blog
Algo ha salido mal, comprueba el mail